“Prisión del nácar era articulado”, Luis de Góngora. Notas para el comentario de texto

De una dama que, quitándose una sortija,
se picó con un alfiler   (1620) , Luis de Góngora y Argote

Prisión del nácar era articulado    (un diamante, imitador de la firmeza de mi amor,
de mi firmeza un émulo luciente             aprisionado en oro, sirve de prisión al dedo
un dïamante, ingenïosamente                   de Clori)
en oro también él aprisionado.

Clori, pues, que su dedo apremïado
de metal, aun precioso, no consiente,
gallarda un día, sobre impacïente,
lo redimió del vínculo dorado.

Mas, ay, que insidïoso latón breve
en los cristales de su bella mano
sacrílego divina sangre bebe:

púrpura ilustró menos indïano             (el color púrpurra coloreó
marfil; invidïosa, sobre nieve                   menos el marfil de la India)
claveles deshojó la Aurora en vano.

1 nácar articulado: el dedo. Violento hipérbaton;  un diamante,(émulo luciente de mi firmeza), era la prisión del dedo, siendo él mismo aprisionado en oro.

5-6  El dedo aprisionado sólo como un término de comparación con el temperamento de Cloris.

8 redimió: latinismo: rescató.

9 latón breve: un alfiler.

insidioso: Se dice de algo dañino que tiene apariencia inofensiva.

10 los cristales: para subrayar su blancura.

11 ilustró: coloreó.

CONTEXTUALIZACIÓN

En palabras de Birute Ciplijaukaité resulta difícil calificar los sonetos amorosos de Góngora como tales. “Sí corresponden al tema, pero son completamente impersonales, fríos, puramente descriptivos, inspirados en modelos petrarquistas. No logramos imaginar detrás de ellos al poeta; sospechamos que sigue los topicos del día; sabemos, según su primer biógrafo, que “escribió muchos versos amorosos a contemplaciones ajenas: no se le prohijen a su intento” […] Son sonetos de perfecta hechura arquitectónica  que se apoya en contrastes de colores y pone de relieve la sonoridad de las palabras. Teniendo esto en cuenta se comprenden las acusaciones de “superficialidad” y “juego puro” que se le han hecho. Hay demasiada estilización, y si tuviéramos que juzgar por los sonetos, nos inclinaríamos a afirmar que el poeta nunca estuvo enamorado.”

También Jammes hace notar que el soneto  seguramente fue escrito en nombre de algún galán, ya que en este año  (1620) Góngora mismo tendría pocas ganas de galanteo, con sus 59 años, sus deudas, y el sentimiento de desengaño cada vez más fuerte.

TEMA

Una anécdota insignificante, enunciada al principio del soneto (De una dama que, quitándose una sortija, se picó con un alfiler) da pie a Góngora para crear una composición poética de gran complejidad formal. La dificultad de la composición destaca sobre el contenido de la misma.

Clori es nombre poético,  algunas veces identificado con Catalina de la Cerda, otras, con Brianda de la Cerda, hija del marqués de Ayamonte.

ESTRUCTURA EXTERNA

Soneto de 1620. Dos cuartetos y dos tercetos de rima consonate. ABBA, ABBA, CDE, DCE.

ESTRUCTURA INTERNA

El poema conserva la división tradicional de entre los cuartetos expositivos y los tercetos conclusivos.

En el primer cuarteto un diamante, símbolo de la firmeza del amor del poeta, aprisiona el dedo de la dama.

En el segundo cuarteto explica cómo Clori, sintiéndose oprimida por el anillo, se lo quita impaciente.

El alfiler hiere la mano de Clori en el primer terceto.

El segundo terceto desarrolla la comparación entre la blancura de la piel de la dama (marfil de la India) envidiada  incluso por la diosa Aurora.

ESTILO

Tanto el léxico, con abundancia de cultismos, como los hipérbatos y metáforas de difícil interpretación, como el uso insólito de la diéresis hasta en siete ocasiones,  convierten este soneto en una de las composiciones típicamente culteranas de Góngora.

En el plano fónico, las aliteraciones en “r”  del primer verso y de “i” en todo el poema marcan el ritmo del poema.

Muchos críticos han considerado que la abundancia de diéresis en la ï , así como las íes acentuadas, dan un valor fónico estridente al poema, como un grito de dolor (que produciría el pinchazo)  y que también aparece de forma explícita en el noveno verso.

Destaca el hipérbaton forzado del primer cuarteto y las ingeniosas metáforas y metonimias: un diamante, ingeniosmente aprisionado en oro también él , un “émulo” luciente (imitador brillante) de mi firmeza (de su amor fiel), “era prisión del articulado nácar” ( rodea el dedo blanco y brillante como el nácar). El cuarteto se inicia con la palabra “prisión” y acaba con “aprisionado” cerrando el círculo del contenido temático en esta figura de derivación.

[Prisión/aprisionado: Derivación: Se produce esta figura cuando aparecen palabras que mantienen la misma raíz etimológica.]

En el primer terceto encontramos  una audaz personificación cuando el alfiler  bebe su sangre en los cristales (la blancura) de su mano.

En el último terceto tenemos una comparación (el color púrpura colorea menos el marfil de la India que la sangre en la mano de Clori) en hipérbaton abrupto y una hipérbole en que la diosa Aurora , envidiosa, vierte claveles rojos sobre la nieve blanca para compitiendo vanamente con la dama.

Todo el soneto se apoya en el contraste de los colores: el blanco (nácar, diamante,cristales, marfil, nieve), el dorado (oro, metal,dorado), el rojo (púrpura, sangre, claveles).

También en el léxico que alude al compromiso no deseado: prisión, aprisionado, apremiado,impaciente,  no consiente, vínculo.

[En la mitología romana, Aurora es la deidad que personifica el amanecer. Es una mujer encantadora que vuela a través del cielo para anunciar la llegada del sol. Sus hermanos son el Sol y la Luna.]

Anuncios

“Mientras por competir con tu cabello”, soneto de Luis de Góngora

Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido al sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lilio bello;

mientras a cada labio, por cogello.
siguen más ojos que al clavel temprano;
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello:

goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lilio, clavel, cristal luciente,

no sólo en plata o vïola troncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

“La más bella niña” (1580), Luis de Góngora y Argote. Notas para el comentario de textos

La más bella niña

de nuestro lugar,

hoy viuda[1] y sola

y ayer por casar[2],

viendo que sus ojos

a la guerra van,

a su madre dice

que escucha su mal:

Dejadme llorar,

orillas[3]del mar…

Pues me distes[4], madre,

en tan tierna edad

tan corto el placer

tan largo el penar,

y me cautivastes[5]

de quien hoy se va

y lleva las llaves

de mi libertad,

Dejadme llorar,

orillas del mar…

En llorar conviertan

mis ojos de hoy más[6]

el sabroso oficio

del dulce mirar,

pues que no se pueden

mejor ocupar

yéndose a la guerra

quien era mi paz,

Dejadme llorar,

orillas del mar…

No me pongáis freno

Ni queráis culpar;

que lo uno es justo,

lo otro por demás[7].

Si me queréis bien

no me hagáis mal;

harto peor fuera

morir y callar.

Dejadme llorar,

orillas del mar…

Dulce madre mía,

¿quién no llorará,

aunque tenga el pecho

como un pedernal,

y no dará voces

viendo marchitar

los más verdes años

de mi mocedad?

Dejadme llorar,

orillas del mar…

Váyanse las noches,

pues ido se han

los ojos que hacían

los míos velar;

váyanse, y no vean

tanta soledad

después que en mi lecho

sobra la mitad.

Dejadme llorar,

orillas del mar…

[1] Sola./[2] Su matrimonio es muy reciente./[3] A orillas./[4] Diste./5] Cautivaste/[6] A partir de hoy/[7] Lo otro (culparla) sería inútil o excesivo.

TEMA

En la primera estrofa encontramos la presentación del tema: una hermosa joven se desahoga ante su madre porque su marido se  ha ido a la guerra.

En las siguientes estrofas el tema se desarrolla en forma de soliloquio; la voz de la protagonista se queja de que la hayan casado tan joven y de la perspectiva de vivir sola.

ESTRUCTURA EXTERNA.

Estrofas de 8 versos de hexasílabos. Rima asonante en los pares con esquema  -a-a-a, dejando libres los impares. Al final de cada estrofa se repite un estribillo formado por un pareado de versos pentasílabos y rima consonante.

Se trata de un romancillo o romance breve (composición poética de arte menor similar al romance, pero con versos de menos de ocho sílabas).

ESTRUCTURA INTERNA

El poema está estructurado en dos partes:

♥ Versos 1/8 Introducción en 3ª persona del tema: el lamento de una bella muchacha recién casada por la partida de su esposo a la guerra.

♥ Versos 11/60  en 1ª persona.  Referencia a su casamiento siendo muy joven y petición a su madre de que la deje llorar para desahogarse ante la perspectiva de encontrarse sola siendo tan joven.

CONTEXTUALIZACIÓN

Romancillo-letrilla de 1580, obra maestra de la serie de romances líricos del autor. El tono y los versos populares de la lírica tradicional se infiltran en este poema reelaborados  con mayor complejidad y extensión.

El  poema entronca con la lírica tradicional de la Edad Media. Al igual que en  las jarchas y las cantigas de amigo, el tema es el lamento de una mujer por la ausencia del amado. También en  ellas otra mujer hace el papel de confidente, como en este caso sucede con la madre, interlocutora del lamento de la muchacha. (Ver https://nomesjoana.wordpress.com/2011/03/04/ondas-do-mar-de-vigo-martin-codax/)

ESTILO

Nos hallamos lejos de la complejidad estilística de las composiciones cultas de Góngora, existe no obstante,  una mayor elaboración que en la lírica tradicional anterior al siglo XVII.

FIGURAS LITERARIAS.

FIGURA Posición Versos ANOTACIONES
Paralelismo/Antítesis 13 y 14 Tan corto el   placerTan largo el   pesar Repetición   de la misma estructura sintáctica y morfológica (det.+sust.+det.+ver.)Antítesis:   placer/pesar.
Elipsis 3 y 4 Hoy viuda y   solaY ayer por   casar Elisión del   verbo “estar”
Sinécdoque 5 Viendo que   sus ojos Se toma una   parte del marido, sus ojos, por la totalidad.  (En la sinécdoque una parte representa al   todo) A través de él, de sus ojos, ella miraba el mundo.
Antítesis 17 y 18 Yéndose a la   guerra / quien era mi paz
35 y 36 Si me   queréis bienNo me hagáis   mal
Comparación 44 El pecho como   un pedernal El corazón   como el pedernal (sílex, variedad del cuarzo, o dicho de algo de extrema dureza).
Metáforas 15 Y me cautivastes   De quien… Compromiso matrimonial/cautiverio   sentimental.
17 y 18 De quien hoy   se va / y lleva las llaves / de mi libertad. Llaves/El   compromiso matrimonial supone una puerta cerrada para la mujer sometida al esposo.

Biografía: Luis de Góngora y Argote

Acuérdate de mis ojos,

que están, cuando estoy ausente,

encima de la nariz

y debajo de la frente.

Unas palabras de Dámaso Alonso, el máximo gongorista, completan la semblanza […]  y nos llevan hacia su obra: «La cabeza de Góngora -escribe- era verdaderamente impresionante, calvo con el pelo aún oscuro, frente despejada, nariz fina, aguileña, pero un poco colgandera, rostro alargado, fuerte entrecejo, dos intensos pliegues verticales sobre el bigote, y uno horizontal, ya muy bajo, en la barbilla, amén de un lunar sobre la sien derecha. Nos mira de lado. Todo en él indica inteligencia, agudeza, fuerza, precisión, desdén». Estos adjetivos a su cabeza, son válidos para su mente, y por tanto para su poesía. El poeta parece que fue así, por dentro y por fuera. Su poesía tiene la inteligencia, la agudeza, la fuerza, la precisión y el desdén de una perfecta máquina, de un perfecto reloj, de una maquinaria de relojería. Entendida de una vez, disipadas de una vez las dificultades de la complejidad de esa maquinaria, el lector la contempla con la máxima sencillez, con la seguridad de una perfecta maquinaria. Todo es luz, todo claridad, todo perfección. Tanto que, como ante la máquina, empezamos a distanciarnos de él sin querer, porque muchas veces la gran aventura estética de Góngora es aventura intelectual más que emocional. (Lo contrario de la gran aventura cordial de Lope de Vega.)

(Fragmento de  “Góngora o la perfecta maquinaria poética”, de Juan Manuel Rozas)

CONTRA LOPE DE VEGA

Dicen que ha hecho Lopico

contra mi versos adversos;

mas si yo vuelvo mi pico,

con el pico de mis versos

a este Lopico lo-pico.

* * *