Rayuela (Julio Cortázar) – Vídeo de “Gotan Project”

 “¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguir las formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinada sobre el agua. Y era tan natural cruzar la calle, subir los peldaños del puente, entrar en su delgada cintura y acercarme a la Maga que sonreía sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico.”

CLICA SOBRE LA IMAGEN SI QUIERES LEER …

Rayuela, capítulo siete.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos…

… textos escritos y publicados hace años…

… con cronopios o sin ellos… … en torno a su mundo de juego, a esa grave ocupación que es jugar cuando se buscan otras puertas.

Un, dos, tres, cuatro: ¡Tierra, Cielo! Cinco, seis: ¡Paraíso, Infierno! Siete, ocho, nueve, diez: hay que saber mover los pies. En la rayuela, o en la vida vos podés elegir un día. ¿Por qué costado, de qué lado saltarás?

…otros accesos a lo no cotidiano simplemente para embellecer lo cotidiano, para iluminarlo bruscamente de otra manera. Sacarlo de sus casillas, definirlo, de nuevo, y mejor.

…me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar.

…exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Un, dos, tres, cuatro: ¡Tierra, Cielo! Cinco, seis: ¡Paraíso, Infierno! Siete, ocho, nueve, diez: hay que saber mover los pies. En la rayuela, o en la vida vos podés elegir un día. ¿Por qué costado, de qué lado saltarás?

… yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Anuncios