Preciso tiempo. Necesito ese tiempo

que otros dejan abandonado,

porque les sobra o ya no saben

que hacer con él.

 

Tiempo en blanco,

en rojo, en verde,

hasta en castaño oscuro,

no me importa el color.

 

Cándido tiempo

que yo pueda abrir

y cerrar como una puerta.

 

Tiempo para mirar un árbol, un farol,

para andar por el filo del descanso,

para pensar qué bien hoy es invierno,

para morir un poco y nacer enseguida,

y para darme cuenta,

y para darme cuerda.

 

Preciso tiempo el necesario para

chapotear unas horas en la vida,

y para investigar por qué estoy triste

y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo.

 

Tiempo para esconderme

en el canto de un gallo

y para reaparecer

en un relincho,

y para estar al día,

para estar a la noche.

 

Tiempo sin recato y sin reloj,

vale decir preciso,

o sea necesito,

digamos me hace falta,

tiempo sin tiempo.

 

Anuncios