El mito de Némesis, diosa de la justicia retributiva

Némesis-Melani Delon

                               Nemesis, por Mélanie Delon

Némesis es a la vez una divinidad y una abstracción. Como divinidad se le atribuye un mito: amada por Zeus, Némesis, que es una de las hijas de Nix (la Noche), trata de rehuir los abrazos del dios. Para ello, adopta mil formas distintas y acaba metamorfoseándose en oca. Pero Zeus se transforma en cisne y se une a ella. Némesis puso un huevo, que unos pastores recogieron, dándolo a Leda. De este huevo nacieron Helena y los Dioscuros. Esta leyenda guarda relación con el valor simbólico de Némesis: Némesis personifica, en efecto, la “venganza divina”. Es la encargada de suprimir toda “desmesura”, como, por ejemplo, el exceso de felicidad en los mortales, el orgullos de los reyes, etc. Sus sanciones tienen usualmente la intención de dejar claro a los mortales que, debido a su condición humana, no pueden ser excesivamente afortunados ni deben trastocar con sus actos el orden del universo.

Es ésta una concepción fundamental del espíritu helénico: todo cuanto sobresale de su condición, tanto en bien como en mal, se expone a la represalia de los dioses ya que tiende a poner en peligro el equilibrio universal; por eso debe castigarse si se quiere que el mundo siga tal como es.

Recibía los votos y juramentos secretos de amor y vengaba a los amantes infelices o desgraciados por el perjurio o la infidelidad de su amante. Se la representa con una corona y a veces con un velo que le cubre la cabeza; suele llevar una rama de manzano en una mano y una rueda en la otra. La cabeza de Némesis se ve coronada en los monumentos griegos y algunas veces sale de ella un asta de ciervo para indicar la prontitud con que da a cada uno lo que le corresponde. Los etruscos le ponían una diadema de piedras preciosas. La flor del narciso adornaba también su corona como símbolo del joven orgulloso enamorado de su propia hermosura. Solían representarla los artistas de la antigüedad con alas para expresar la prontitud con que atendía todas sus funciones y armada de antorchas, espadas y serpientes como instrumentos de su venganza.

(Fuente: Diccionario de Mitología Grimal)

Anuncios