África en el corazón, Mª del Carmen de la Bandera: guía de lectura y actividades Edu365.cat

 África en el corazón

                             Clica sobre la imagen

Kongle  (Camerún). Los pueblos dowayos. Ritos y creencias de los dowayos. A partir de: El antropólogo inocente: notas desde una choza de barro, Nigel Barley, 1989.

El libro nos cuenta de forma entretenida y con humor como el protagonista y autor mismo de la novela, Nigel Barley, “sobrevivió ” a su primera experiencia en el trabajo de campo en un poblado dowayo del Camerún.

manada-de-elefantesTambién conoció al jefe de la aldea, Zuuldibo, con quien, con el tiempo, establecería una buena amistad.

Lo que Nigel más ansiaba conocer eran los rituales que realizaban los dowayos y las creencias que tienen.

Entre otras cosas los dowayos piensan que la lluvia está producida por el “brujo de la lluvia”, que vive en las montañas. Entre los dowayos existe una jerarquía: en primer lugar se encuentran los “brujos de la lluvia” o los “señores de la tierra”; en segundo lugar los dowayos corrientes; y por último están los herreros. Estos últimos están muy mal considerados por los dowayos ya que piensan que pueden ser causantes de algunos males que les ocurren.

El matrimonio entre los dowayos es una negociación entre el padre de la mujer y el hombre que compra a esa mujer. Normalmente el padre cambia a su hija por unas reses. También se da entre los dowayos que un hombre no circuncidado reciba el mismo tratamiento que una mujer. Otra cosa a destacar es que los dowayos eligen a sus mujeres guiándose por la bondad de estas y no por el aspecto físico.

En este libro Nigel nos cuenta más detalladamente algunos de rituales practicados por los dowayos. Los principales son los rituales de propiciación de las lluvias, los de la circuncisión y los de las calaveras. Todos estos rituales se celebran en la misma época del año y guardan relación unos con otros. Sobretodo el papel de la circuncisión es muy importante en todos los rituales y está presente en todos ellos.

Ritual de la muerte

El ritual que se celebra cuando un dowayo muere consiste envolver el cadáver en los pellejos de unas reses que se han sacrificado para la ocasión y enterrarlo; después de dos semanas más o menos es desenterrado para quitarle la cabeza y se la examina para ver si ha estado sometido a brujería y se mete en una olla que hay en un árbol; luego el cráneo, si es de un hombre se sitúa en un descampado que hay detrás de la choza de las calaveras, y si es de una mujer o de un hombre no circuncidado se devuelve a la choza donde ella o él nació, para que de ese modo el espíritu descanse.

Ritual de la circuncisión

Es muy importante que un hombre sea circuncidado tenga la edad que tenga. Normalmente la circuncisión se realiza entre los diez y los veinte años y se le practica a todos los jóvenes de la aldea a la vez. Los jóvenes candidatos aparecen vestidos con pieles de leopardo, cuernos de animales, túnicas y demás adornos. 

Además de todo esto utilizan remedios para protegerse de la brujería y enfermedades. Para proteger los campos los dowayos construyen una era excavada en el suelo y recubierta de barro, excrementos de vaca y plantas viscosas que se protegen de la brujería mediante cosas punzantes (cardos, púas de tallo de mijo o bambú y también de puercoespín).

Anuncios