El Surrealismo literario y su presencia en España

melodyEl Surrealismo (1) es, sin duda, la revolución más importante surgida en literatura y en arte durante el siglo XX (La Revolution surréaliste se tituló precisamente la principal revista del grupo). Es, por lo pronto – y aunque no se limite a eso-, un cambio radical en la concepción del papel del arte y del trabajo del artista.

En su génesis, es el punto de confluencia de diversas tendencias de vanguardia: casi todos los componentes del Dadaísmo, así como algunos cubistas, se pasaron a las filas del Surrealismo. Tal es, ante todo, el caso de André Breton, cuyo giro se produce al leer a Freud. En 1919, en colaboración con Fhilippe Soupault, compone la primera obra surrealista (Champs magnétiques), y el 1924 publica el primer Manifiesto surrealista.

♦ El surrealismo no se presenta sólo como una renovación estética, sino que pretende ser una revolución integral. Su gran lema sería la frase de Rimbaud: Charger la vie (Transformar la vida). Y en este sentido, será un primer “encuentro” entre los pensamientos de Freud y Marx. Así propugna una liberación total del hombre: liberación de los impulsos reprimidos en el subconsciente (según Freud) por una razón sumisa a las convenciones morales o sociales. O liberación de la esclavitud que (según Marx) impone al hombre la sociedad burguesa. Para los surrealistas, lo que llamamos “vida” no es sino la cara más gris de la realidad; hay que conquistar una verdadera vida (vraie vie), acceder a una realidad más alta, una super-realidad (sur-realité) que se haya como amordazada en lo más hondo de las conciencias.

♦ Todo ello equivale a liberar el poder creador del hombre, tarea en que la poesía ocupa un lugar privilegiado, como instrumento idóneo -según Breton- para iluminar la vida auténtica. Pero se deberá crear “al dictado de un pensamiento libre de toda vigilancia ejercida por la razón” ya que la razón está contaminada. De ahí diversas técnicas para “registrar” de forma incontrolada, libre los estados de ánimo, los impulsos profundos. Así, se intenta una escritura automática, realizada sin reflexión. O se acude a la unión fortuita de palabras: por ejemplo, mediante al collage de frases recortadas de periódicos o prospectos, siguiendo oscuras sugerencias. De especial importancia es el compte-rendu des rêves (reseña de los sueños): hay que recordar que, según Freud, en los sueños aflora el mundo del subconsciente, pero en forma de imágenes ilógicas que son el símbolo de contenidos latentes.

Subject to change.♦ Así se produce una liberación del lenguaje con respecto a los límites de la expresión lógica. En un poema surrealista, se entremezclan objetos, conceptos y sentimientos que la razón mantiene separados; aparecen asociaciones libres e inesperadas de palabras, metáforas insólitas, imágenes oníricas y hasta delirantes.

Pero no se trata de un lenguaje “gratuito” como en la expresión dadaísta  o creacionista. Para los surrealistas, en la medida en que se deja  aflorar el poso de pasiones subconscientes, su lenguaje acarrea una densa carga humana. Naturalmente, ese lenguaje no se dirige a nuestra razón, sino que, -por debajo de ella- quiere despertar en nosotros reacciones también inconscientes. Ante un poema de este tipo, el lector no “comprende” (racionalmente), pero puede recibir fuertes impactos que modifican su estado de ánimo y suscitan en él oscuras emociones.

♦ España es posiblemente el país europeo en que la repercusión del Surrealismo fue mayor. Su huella, entre nosotros es infinitamente más fuerte y más fecunda que la de otras vanguardias. Según Cernuda,  debe atribuirse a Juan Larrea la orientación surrealista de varios de los poetas del 27.

Debe señalarse, sin embargo, que el Surrealismo español, en general, no es “ortodoxo”: nuestros poetas no llegaron a los extremos de la creación inconsciente, ni practicaron la “escritura automática” o  procedimientos análogos. En sus poemas puede percibirse siempre una intencionada idea creadora, como hilo conductor de las mayores audacias. Lo que sí hubo fue una liberación de la imagen, desatada de bases lógicas; y con ello, un enriquecimiento prodigioso del lenguaje poético.

Boy_Who_Loves_Water_maggie_taylor

♦ Por último, la irrupción del surrealismo significa la crisis del ideal de “pureza” y “deshumanización que, durante unos años, había dominado el horizonte de la poesía española. Lo humano, e incluso lo social y lo político penetrarán de nuevo en la literatura, precisamente por los cauces de expresión surrealista: lo prueban, entre otras, la trayectoria de un Lorca, un Alberti o un Neruda.

(1) La palabra Surréalisme se debe a Apollinaire, aunque serán Bretón y sus compañeros quienes le den su significado definitivo. Su traducción exacta sería Superrealismo, o Suprarrealismo, o Sobrerrealismo. Sin embargo, la adaptación Surrealismo parece haberse impuesto definitivamente en los estudios españoles sobre la cuestión. Es de notar que el prefijo francés sur- significa “sobre” o “super” (y no tiene nada que ver con el prefijo sub-).

(Fuente: Vicente Tusón y Fernando Lázaro)

Anuncios

2 Respuestas a “El Surrealismo literario y su presencia en España

  1. Pingback: La generación del 52 – Diarium Hermes

  2. Pingback: Fuentes – SIN ENSAYO

Los comentarios están cerrados.