GUÍA DEL COMENTARIO DE TEXTOS POÉTICOS

I.- COMPRENSIÓN DEL TEXTO

Lectura comprensiva. Lee el texto cuantas veces sean necesarias hasta entenderlo completamente y hacerte una idea del tema general que trata.

Busca en el diccionario todas las palabras cuyo significado no te resulte completamente claro, interesándote sólo por la acepción que conviene al texto.

Debes comprender el texto, pero no tratarás de interpretarlo todavía.

Numera los versos de cinco en cinco.

II.- LOCALIZACIÓN

Localizar un texto literario consiste en precisar qué lugar ocupa ese texto en la obra completa a la que el fragmento pertenece y situar esta obra en la trayectoria literaria de su autor y en la época en que fue escrito.

Determina si se trata de un texto independiente o de un fragmento:

Si se trata de un texto independiente o completo, debes localizarlo en el punto exacto de la trayectoria artística del escritor.

Si se trata de un fragmento, debes situarlo dentro de la obra a la que pertenece y ésta dentro de la obra total del escritor.

Localiza al autor en su movimiento literario concreto, relacionando los mensajes principales del texto con las actitudes estéticas de la época en que se escribe.

III.- DETERMINACIÓN DEL TEMA

El tema de un texto es aquello de lo que trata, lo esencial de su contenido o argumento.

Procuraremos que la descripción del tema sea clara, breve y lo más exacta posible. Intentatemos dar con una palabra o expresión que sintetice esa idea central: “Rebeldía del poeta ante la injusticia”, “Desesperación por la muerte de la amada”, “Carpe diem”, “Reflexión sobre la brevedad de la vida”, etc.

Hay que tener también presente que muchas veces el tema posee una tradición literaria: “el paso del tiempo”, “la vida como camino”, etc. En estos casos es importante comprobar si el autor sigue la tradición o la altera o, simplemente, varía la forma de tratarlo.

IV.- DETERMINACIÓN DE LA ESTRUCTURA

Externa:

Estructura métrica, rima, acentuación, estrofa, composición.

Interna:

Lamamos estructura interna a la manera en que están distribuidos los diferentes aspectos temáticos a lo largo de un texto, a la forma específica en que el autor los ha presentado y desarrollado.

Indica los apartados del texto considerando que no tienen por qué coincidir necesariamente con las estrofas. No olvides que puede haber textos sin estructura aparente.

V.- ANÁLISIS DEL ESTILO

RECURSOS RETÓRICOS: Tiene como objetivo comentar los rasgos estilísticos más sobresalientes del texto a fin de mostrar el modo en que el autor ha tratado y desarrollado el tema. De nuestras observaciones, tanto en esta fase como en las anteriores, habremos ido tomando nota en un borrador.

Los resutados de nuestro análisis pueden agruparse según su relación con los dististos planos del texto. Éstos pueden ser reducidos a tres:

–      Plano fónico o fonético-fonológico.

–      Plano gramatical o morfosintáctico.

–      Plano lexicosemántico.

VI.- CONCLUSIÓN

Balance o síntesis de nuestras observaciones reducidas a sus líneas más generales.

Impresión personal tratando de huir de fórmulas hechas o demasiado generales. Enjuicia el interés del texto por su actualidad, su intemporalidad, su originalidad, su estilo, etc.

Anuncios