De Profundis: carta de Oscar Wilde a Bosie (parte II)

DE PROFUNDIS: EPISTOLA IN CARCERE ET VINCULIS

El 1 de abril de 1894, cuando Wilde y Bosie acababan de regresar a Londres, el marqués de Queensberry, al corriente de los rumores que corrían sobre el asunto, los vio comiendo en el Café Royal. Al llegar a casa escribió a su hijo pidiéndole que pusiera fin a aquella amistad. Bosie, que detestaba a su padre, le replicó con un telegrama impertinente. Era la primera escaramuza de una guerra familiar que, aunque al principio nada tenía que ver con Wilde, lo arruinó en todos los aspectos. A finales de mayo ya creyó prudente consultar con el abogado C.O. Humphreys sobre la actitud del marqués, que había amenazado a su hijo con organizar un escándalo público si no rompía con su compañero.  De hecho, el 30 de junio Wilde recibió una visita inesperada y muy poco cordial de Queensberry, visita que después describiría en De Profundis y que tenía como finalidad alejarlo de Bosie. Pero no se dejó intimidar y la visita fue inútil, de manera que padre e hijo continuaron intercambiando amenazas y provocaciones, hasta el punto de que Douglas llevaba una pistola para defenderse de una posible agresión del marqués.

A Wilde todavía se le presentó otra oportunidad de escapar de la locura de los Douglas. Fue después un episodio lamentable ocurrido en octubre de 1894, en Brighton. Douglas cayó enfermo en un hotel de la ciudad y Wilde lo veló con el afecto que se desprende de lo que explica en De Profundis. Cuando se recuperó fue Wilde quien cayó enfermo, y Douglas no solo se desentendió sino que lo trató con una brutalidad inexplicable. Pero cuando Wilde llegó a Londres y se disponía a comunicar a Queensberry, a través de un abogado, que había tomado la decisión de no volver a ver jamás a su hijo, le llegó la noticia de la muerte de Francis, el hermano de Bosie, en circunstancias más bien oscuras.

Francis era secretario de Lord Rosebery, por aquel entonces Ministro de Asuntos Exteriores, y es probable que se suicidara por miedo a un posible escándalo a causa de su íntima relación con el Ministro. Queensberry lo sospechaba y se acabó de convencer de la necesidad de separar a Bosie de Wilde. Pero la muerte de Francis hizo que Wilde volviera a perdonar a Douglas.

Lo que puso en marcha la serie de tres juicios que determinaron la caída de Wilde fue una tarjeta que Queensberry le dejó en el Albermale Club acusándolo de ser homosexual, o, más exactamente, de hacerlo ver. Mal aconsejado por Douglas, que manifestó que su familia estaría dispuesta a hacerse cargo de los gastos legales, el 1 de marzo de 1895 denunció al marqués por difamación, y  Queensberry fue  arrestado.

Anuncios

----------------------

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s