El mundo romántico: un “locus horrendus”

El deseo de evasión se manifiesta en el gusto romántico por lo exótico y lejano, que si a veces es mero fruto de la imaginación, en otras ocasiones parte de realidades que los autores han observado como viajeros.

El pasado ejerce también su atractivo, especialmente la Edad Media. Sus ficciones caballerescas parecen hablar de tiempos guiados por más nobles ideales, y en ella buscan sus orígenes y su identidad las diversas naciones europeas.

Cambia la percepción de la naturaleza, con la que el romántico establece relaciones afectivas, percibiendo el paisaje como reflejo de sus estados de ánimo. Los parajes sombríos y solitarios son los que mayor afinidad presentan con su sensibilidad, dando lugar a un nuevo tópico literario: el “locus horrendus”.

Las noche recibe un nuevo tratamiento como tema literario. Hasta entonces tenía un valor negativo, mientras que ahora ejerce una evidente fascinación sobre el artista. Es la hora en que el individuo se queda a solas consigo mismo, y en la que el sueño le acerca a su inconsciente. Es además escenario propicio a lo sobrenatural, tan del gusto romántico.

El mundo romántico, a diferencia del clásico e ilustrado, está radicalmente abierto a lo sobrenatural y lo misterioso. Se busca otra realidad tras la realidad visible y palpable, para la que la imaginación es la llave. El mundo de los sueños es investigado como otra forma de consciencia.

Anuncios

----------------------

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s