Hércules/Heracles: el mito

Según Hesíodo, los héroes eran seres de una raza diferente a la de los mortales y a la de los dioses. Son semidioses nacidos de la unión de un mortal y de un dios.

Heracles es hijo de Alcmea y Anfitrión, pero su verdadero padre es, en realidad, Zeus, quien aprovechándose de la ausencia de Anfitrión, que había salido para una expedición, tomó su forma y aspecto para engañar a Alcmea y engendró al héroe en el curso de una larga noche, prolongada por orden suya. Cuando a la mañana siguiente regresó Anfitrión, se dio a conocer y engendró un segundo hijo, Ificles, hermano gemelo de Heracles y sólo una noche más joven que él.

Incluso antes de que nazca Heracles, empieza a manifestarse la cólera de Hera. Celosa de Alcmena consigue que el nacimiento se retrase durante diez meses.

Un atardecer, Alcmena había acostado a los dos gemelos, Heracles y Ificles, en su cuna y se había dormido. Hacia medianoche, la diosa Hera introdujo en la habitación dos enormes serpientes, que se enroscaron en el cuerpo de los niños. Ificles se puso a llorar, pero Heracles, intrépido, agarró a los reptiles por la garganta, uno en cada mano, y los ahogó. Anfitrión acudió, espada en mano, a los gritos de Ificles, pero no tuvo necesidad de intervenir. Se dio perfecta cuenta de que Heracles era hijo de un dios.

Los doce trabajos de Hércules     (PDF)

Los doce trabajos son las hazañas que Heracles llevó a cabo a las órdenes de su primo Euristeo. Las tradiciones dan diversas explicaciones de esta sumisión del héroe a un personaje que estaba muy lejos de llegar a su altura y que es unánimemente presentado como un ser despreciable e incompleto.

Pero, generalmente, se considera esta sumisión como la expiación del asesinato de los hijos que había tenido con Mégara durante uno de los accesos de locura enviados por Hera. Después de esta matanza, Heracles habría ido a Delfos a consultar el oráculo de Apolo y éste le habría ordenado que se pusiese al servicio de su primo por espacio de *doce años.  Apolo (y Atenea) añadieron que, como premio a sus penalidades, obtendría la inmortalidad.

En el pensamiento místico, los trabajos de Heracles vinieron a representar “las pruebas  del alma”que se libera progresivamente de la servidumbre del cuerpo y  las pasiones, hasta su culminación final.

(Fuente: Pierre Grimal)

 WEB para saber más.

Anuncios

----------------------

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s